lunes, mayo 20, 2024

17 DE ABRIL: ¡Derechos Campesinos Ya!

POR LAS PERSONAS CAMPESINAS COMO SUJETAS DE DERECHOS Y DE ESPECIAL PROTECCIÓN EN ECUADOR

En este 17 de abril, en conmemoración del Día Internacional de las Luchas Campesinas, nos sumamos a todos los esfuerzos que se gestan alrededor del mundo para levantar la voz en favor de quienes luchan todos los días por sus derechos y el fomento de la soberanía alimentaria, desde sus distintos territorios y espacios de acción.

En medio de las adversidades que estamos viviendo a nivel coyuntural, donde la narrativa de la seguridad habilita el abuso de la fuerza, poniendo en riesgo el pleno ejercicio de los derechos humanos, entre ellos el derecho a defender nuestra agua, tierra y territorios de los extractivismos, percibimos como urgente exigir el cumplimiento de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos, las Campesinas y de Otras Personas que Trabajan en Zonas Rurales (UNDROP, por sus siglas en inglés).

La UNDROP es el resultado de un camino trazado por distintos sectores de la sociedad civil planetaria articulados principalmente por la Vía Campesina para integrar voces, experiencias, diversidades, necesidades y demandas comunes, en medio de un contexto cada vez más hostil por la actual crisis alimentaria, las crecientes desigualdades socioeconómicas y la triple crisis planetaria: el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación.

Esta declaración fue adoptada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas hace cinco años, el 18 de diciembre de 2018, y está compuesta por 28 artículos donde se reconocen:

  • Los derechos de las mujeres en áreas rurales.
  • El derecho al acceso, desarrollo y comunicación de la información acerca de proceso, comercialización y distribución de los productos de campesinos y campesinas.
  • El derecho al acceso a la justicia.
  • El derecho a la tierra, las semillas, la biodiversidad, el agua y otras fuentes de vida naturales.
  • El derecho a la alimentación y a estar protegidos contra el hambre.
  • El derecho a un ambiente saludable.
  • El derecho a un nivel de vida adecuado.
  • El derecho a la seguridad social, la salud y una vivienda adecuada.
  • El derecho a la educación y a adecuar la formación dirigida al ambiente agroecológico, sociocultural y económico en el que campesinas y campesinos estén inmersos.
  • El derecho a disfrutar la cultura y perseguir el desarrollo cultural libremente.

En este instrumento internacional, las campesinas, los campesinos y las personas que trabajan en zonas rurales no solamente son reconocidas como sujetas de derechos, sino que también se reconoce su agencia como sustancial para poder enfrentar las crisis multidimensionales provocados por los sistemas alimentarios agroindustriales y los extractivismos. Esto quiere decir que el movimiento campesino tiene una respuesta concreta frente al calentamiento global, y propone alternativas para reducir los efectos del cambio climático.

Así, esta declaración se centra en los derechos que las campesinas, los campesinos y las personas que trabajan en zonas rurales requieren para poder sostener la vida productiva y reproductiva en sus territorios, para el beneficio de las familias, las comunidades y todas las poblaciones a nivel global.

La falta de oportunidades para una vida digna, el despojo por parte de las élites económicas y la limitada presencia del Estado se han convertido en el caldo de cultivo para la implantación de la violencia por parte de organizaciones delictivas. Por lo tanto, la garantía de los derechos aglutinados en la UNDROP requiere una implementación inmediata. Esta urgencia es más necesaria cuando pensamos en las mujeres.

Reconocemos que, cada vez con mayor intensidad, las tareas en el campo recaen en las mujeres adultas, porque son ellas quienes se quedan a cargo del trabajo reproductivo y productivo. Ellas están presentes en todas las labores de la producción y crianza. Su trabajo es lo que permite y hace posible la producción seres humanos para el mantenimiento del capital. Estos trabajos que están en sus manos son realizados sin el acceso a los derechos fundamentales. Por ello, ¡exigimos el derecho a los derechos de las mujeres!

Instamos a las autoridades a priorizar en sus agendas las acciones que se requieran para garantizar el derecho a la alimentación y la nutrición adecuada, los derechos colectivos y los derechos para campesinas, campesinos y otras personas que trabajan en zonas rurales, buscando nuevas y eficientes maneras de resguardar los territorios alimentarios que proveen sustento al país.

¡Derechos campesinos YA!

Ultimas publicaciones

últimos artículos

Created with Visual Composer